<



Mesa de alas abatibles


photo

Despliega toda la belleza

Esta semana te traemos una mesa de alas abatibles, un clásico de la practicidad del mobiliario.

Ya las conoces, ocupan muy poco espacio pero son muy útiles si necesitas una superficie amplia en algún momento determinado.

La que nos trajeron al taller ya no cumplía esa función, te contamos un poquito:

Al LLEGAR AL TALLER, ANTES DE LA RESTAURACIÓN


A primera vista, se ve una superficie con el barniz bastante afectado.

Hay manchas y cercos de humedad, seguramente provocados por el riego de macetas, ya que los diámetros no corresponden a los de unos vasos.

También nos encontramos rayas y golpes e incluso indicios alguna quemadura.





Decimos que la mesa estaba completamente inutilizable por estar desencolada. El travesaño inferior, imprescindible para mantener la estructura, se había salido.

En esta foto también puedes comprobar el estado del barniz, no únicamente es el sobre el que está afectado.



Al entrar un poquito en profundidad, nos percatamos que la mesa ya había sido intervenida, con un pequeño despiste: una de las patas estaba puesta del revés:


PROCESO DE RESTAURACIÓN

Comenzamos desmontando la estructura.

Para volver a encolar la mesa íbamos a tener que hacerlo de todos modos, y la verdad que es más cómodo.

Algún día hablaremos sobre las posturas que se adoptan al trabajar en el taller, tanto de las buenas como de las malas…pero volvamos a la mesa.

Comenzamos limpiando las patas, bastante profundamente, mediante procedimientos químicos y rematando con bisturí algunos resquicios.



Con el sobre, no nos queda más remedio que eliminar directamente todo el barniz oxidado y afectado, para poder recuperar toda la belleza del nogal.

Esta secuencia de fotos te muestra el proceso:

En la primera, puedes ver la diferencia entre cómo estaba y lo retirado.

En la segunda, el sobre tintado ya que al haber retirado toda la capa de barniz tenemos que igualarlo al tono de las patas.

En la tercera, te enseñamos una foto de detalle de ésta coloración.







Para finalizar, aplicamos el barniz. Hemos decidido dar dos capas de un barniz bastante resistente, en vista de cómo ha sufrido la mesa y pensando en la posibilidad de que vuelva a sostener plantas.

En esta foto puedes ver lo agradecida que es la madera, con la primera capa ya luce muy bonita:



Finalmente, volvemos a montar la estructura, con cuidado de no voltear ninguna de las patas.

EL RESULTADO FINAL








Es muy satisfactorio para nosotros ver un trabajo terminado, después de trabajar horas en uns pieza, constatar que ha merecido la pena.

Si estás atascado o no terminas de encontrar las ganas para ponerte a retocar tus muebles, te recomendamos que leas
este artículo para ayudarte.

Gracias por leer!
Antes de irte…Suscríbete, comparte y comenta


Suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos nuestros artículos y novedades.


Comparte este contenido:

Facebook

Deja tu comentario:





Suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos nuestros artículos y novedades.

CONTACTA CON NOSOTROS

653 43 16 03
hola@elretoquerestauración.com
LOCALIZACIÓN: Estamos en El Rastro
              Calle Ribera de Curtidores 14. 28005 - MADRID

SIGUENOS

short

Servicios

Restauración y conservación

Técnica, artesanía y tradición se unen para que esa pieza única vuelva a brillar con luz propia

Reciclaje y transformación

Nos maravillan los colores y las texturas. Traenos tu idea y la haremos posible en nuestro taller

Encuadernación y restauración de libros

Cuadernos, carpetas, libros de firmas...y reencuadernado, para seguir disfrutando entre sus páginas.

Cursos y Monográficos Aula - Taller

¿Te gustaría saber hacer todo ésto? ¡Saca fuera tu creatividad y sorprendete a ti mism@!