<



Transportar una obra de arte


photo

Caja de transporte para una la imagen de la Inmaculada Concepción

Hace unas semanas te contábamos cómo habíamos restaurado una imagen de la Inmaculada Concepción. En este caso, como ya te dijimos cuando te contamos la historia del 8 de Diciembre, la pieza fue adquirida en el rastro y trasladada al taller, donde ha estado hasta que ha podido irse a su nuevo hogar.

Para el traslado desde el taller le hemos construido una caja de transporte que hoy te enseñamos. 

Si tienes alguna mudanza a la vista puedes coger ideas para tus piezas delicadas, pero ten en cuenta que cada imagen es única y los volúmenes se repartirán de forma distinta.

Comenzamos:



Se marca la posición de la Virgen. Ella irá en el centro, y aunque parece que sobre mucha base de madera respecto a esa peana tan pequeña, hay que tener en cuenta que en zonas superiores la pieza hace volúmenes a la altura de las caderas y los brazos.

Sujetamos la parte delantera y trasera, donde los vuelos del manto no sobresalen del cuerpo y las sujeciones pueden ir corridas desde la base hasta la cabeza.

Es más seguro que las partes delicadas, como la mano que hemos restaurado, o el vuelo del manto que también ha sido necesario reconstruir no se encuentren obstáculos en su camino a su ubicación final en casa del cliente.

De hecho, estas posiciones de los volúmenes laterales nos marcan la dirección en la que la pieza va a entrar y salir de su habitáculo, siempre por el mismo sitio para evitar choques innecesarios.

Colocamos un tope al final de su recorrido dentro de la base.



Probamos a Inma en su nuevo traje a medida. Le queda perfecto.

Hacemos esta prueba para marcar el otro tope que rodeará a la peana, de forma que dentro de la base de madera no tenga movilidad.



Ponemos un taco de madera en la posición que acabamos de marcar.

Esta vez va con tornillo, puesto que este taco marca la “puerta” del único camino que permitimos hacer a la imagen dentro de nuestra estructura.



Una vez hemos determinado la posición interior de la caja, vamos a construirla, ya que una caja sin esquinas ni es caja ni es nada.

Con unos listones de madera, armamos la estructura.



Volvemos a comprobar que las medidas son correctas para colocar la tapa superior, que debe ir casi al ras de la cabeza de la Virgen pero sin tocarla.

El medio centímetro que va desde la cabeza a la madera de la tapa irá relleno de gomaespuma, que es un material respetuoso con la imagen pero firme.

Ya tenemos nuestra pieza perfectamente encajada en el centro de la caja, y la caja montada.

Ahora es necesario proteger las partes más delicadas.

Te lo enseñamos en las cuatro vistas.



Para el frente, ponemos un panel de madera delante de la mano.



En el lateral derecho, el más delicado, protegemos la mano y el vuelo del manto.

Además, incluimos frenos para los vaivenes laterales. Se ven en la foto pero te tienes que fijar bien.

Como la tapa superior, los dos elementos que conforman los frenos se ajustan al máximo a la Virgen, pero hay unos milímetros de distancia entre ellas rellenas de gomaespuma, de forma que la pieza que queremos proteger nunca se encontrará directamente con la madera.

En la peana colocamos un listón elevado, de forma que si la imagen fuese hacia la izquierda, encuentre un obstáculo.

Al lado de la cabeza, también a la derecha, colocamos otro freno, pero esta vez evita los movimientos hacia la derecha.



En la vista trasera se aprecian también los frenos.



En el lateral izquierdo se ha añadido un listón que protege el saliente del manto, pero también con tornillos ya que es la puerta de entrada y salida de Inma.

Y así se ha dio nuestra amiga a su casa, bien protegida.

¡Gracias por leer!
Antes de irte....Suscríbete, comparte y comenta


Suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos nuestros artículos y novedades.


Comparte este contenido:

Facebook

Deja tu comentario:





Suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos nuestros artículos y novedades.

CONTACTA CON NOSOTROS

653 43 16 03
hola@elretoquerestauración.com
LOCALIZACIÓN: Estamos en El Rastro
              Calle Ribera de Curtidores 14. 28005 - MADRID

SIGUENOS

short

Servicios

Restauración y conservación

Técnica, artesanía y tradición se unen para que esa pieza única vuelva a brillar con luz propia

Reciclaje y transformación

Nos maravillan los colores y las texturas. Traenos tu idea y la haremos posible en nuestro taller

Encuadernación y restauración de libros

Cuadernos, carpetas, libros de firmas...y reencuadernado, para seguir disfrutando entre sus páginas.

Cursos y Monográficos Aula - Taller

¿Te gustaría saber hacer todo ésto? ¡Saca fuera tu creatividad y sorprendete a ti mism@!